> Guitarras de Leyenda. Fender Stratocaster


Empieza una nueva sección que ha faltado en el blog desde el principio.
Tras publicar un listado de las 10 guitarras con "más solera" de la historia, me di cuenta de que en éste blog había un espacio vacío.

Fender Roja
He sido un poco lento en darme cuenta, lo reconozco. No solo es importante ver las técnicas y los temas porque para poder explicar y entender una pasión es necesario saber "algo de historia".

Hablamos de los guitar legends e incluso de sus mascotas. Hemos visto documentales de los grupos, pero hasta hace poco no habíamos hablado de lo más importante... NUESTRA PASIÓN.

Por ello empiezo aquí, con este post, una serie biográfica e infinita de las guitarras legendarias, de los modelos más influyentes, los más reconocidos y lo alternaremos con modelos más actuales, radicales y transgresores.

Aquí empieza Guitarras de Leyenda.




La primera guitarra que tuve fué una Squier Strato roja y blanca que venía con el típico kit de iniciación de ampli, cables, correa, púas. Como podéis imaginar, la guitarra (aún la conservo con cariño) no tenía mucha calidad, pero cumplía su función.

El chico de la tienda me aseguró que era negra y blanca, bueno, siendo del Atleti prefería la otra, pero lo que quería era una guitarra, así que me conforme con la negra y blanca. Llegué a casa con una sonrisa de oreja a oreja inversamente proporcional al gesto que tenía mi ex en la suya... -vaya la que me espera, debía de pensar.

Stratocaster
Hay varios modelos de Fender Stratocaster. En la foto un par de American Special.


Como un niño pequeño abrí la caja... lógicamente, lo primero la guitarra... y ahí estaba, escondiendo una sorpresa y una sonrisa más en la cara... El chico de la tienda se equivocó... es la roja y blanca.

Casualidades de la vida, ese mismo día me fijé en una portada de un disco de Gary moore en la que salía con una Fender Stratocaster (lógicamente de las de verdad) roja y blanca. Como ya sabréis, Squier es la marca barata de Fender, por lo que las guitarras, a la vista, son clavadas.

Empecé, como ya sabéis, mi andadura en el mundo de las cuerdas de metal con más ilusión que idea de lo que tenía que hacer... pero empecé.

Con el paso del tiempo, mi querida Squier roja y blanca no podía darme lo que yo pedía. Sentía que tenía que dar un paso más en mi relación con el mundo de la guitarra y me decidí a cambiar... o mejor dicho, a sumar a mi colección, más guitarras.

Me regalarón una SG de poca calidad pero que sirvió para que comprendiera su cuerpo y para que estuviera enganchado unos meses más. Ayudó el hecho de que fuera clavada a la guitarra de Angus Young, uno de mis ídolos... pero rápidamente se quedó atrás.

Así que opté por hacer una inversión y pillarme una guitarra de clase media... dejarme 500 €urazos (para mí es mucha pasta) y comprarme una guitarra de más porte, la Jackson DXMG que veis en algunos vídeos.

Al tiempo, he ido cogiendo otras guitarras de amigos, de pruebas en tiendas, etc, y he tenido la oportunidad de comparar pesos, balances, cuelgue de la guitarra... en fin, el feeling.

Cuando vuelvo a coger mi humilde Squier, me doy cuenta de lo cómodo que estoy con esa guitarra. Como me cuelga, como se balancea, como recorren mis dedos el mástil... Así que siempre que puedo pruebo las típicas Strato de "toda la vida" y pienso que la guitarra perfecta, el cuerpo perfecto para una guitarra es ese... el de la Fender Stratocaster.

La fender Stratocaster fue creada en 1954 por Leo Fender (de ahí su nombre) y ha sido la guitarra más plagiada del mundo (muchas veces sin éxito alguno). De hecho hay casa que hacen guitarras con el "mismo" cuerpo bajo permiso de Fender, como es el caso de Behringer.

Lo que es único en las guitarras Fender es su clavijero patentado, ya que solo es así en sus dos marcas. Fender y Squier.

Aunque en la actualidad, la mayoría de las guitarras Fender se crean con varias partes de madera encolada, la Fender original era de una sola pieza maciza. El mástil suele ir atornillado menos en algunos casos Custom muy exclusivos que va encolado.

Una de las características de esta guitarra radica en las tres pastillas simples que dispone. Al principio el selector de sonido actuaba sobre cada una de las pastillas de manera individual, pero los guitarristas de la época sacaron dos sonidos nuevos colocando el selector entre las posiciones de pastillas. Esto creaba un sonido generado por dos de las tres pastillas puestas en paralelo.

Logicamente Fender tomó nota y pasó de tener un selector de 3 posiciones a uno de 5.
El mayor de los atractivos de esta guitarra radica en su sonido. En las tres posiciones extremas del selector en la configuración estándar se activan una a una las pastillas (de bobinado simple), que le confieren al instrumento una gama de sonidos extensa y fructífera. Profundamente sensible al ataque de la púa, el timbre de la Strat es considerado uno de los más característicos de la historia de la guitarra moderna.

Al ser pastillas simples el feeling con la guitarra es mayor, por lo que su timbre, como decimos, es muy característico y es uno de los valores de la marca.

Todas éstas características hacen que la Fender Stratocaster sea una guitarra válida para cualquier género musical, desde el clásico más melódico hasta el Metal más pesado. Es una guitarra versátil, fuerte, potente y al mismo tiempo es un alma frágil que susurra en cada nota.

Historicamente su gran rival es la Gibson LesPau. Más por historia que otra cosa ya que tienen poco que ver. La Gibson va con pastillas dobles... por ejemplo.

Historia:
 La Fender Stratocaster fue concebida por Leo Fender como una evolución natural de un modelo anterior de guitarra, la Telecaster, también diseñada por él mismo y que aún se comercializa con mucho éxito.

A partir de 1951 se embarcó formalmente en un proyecto para obtener un nuevo prototipo con mejores características. Leo Fender se preocupó por saber la opinión de diversos guitarristas, y fue Bill Carson uno de los que más influyó con sus indicaciones en las características del nuevo instrumento.

Una de las demandas más comunes remitían al cuerpo de la guitarra, que en la Telecaster consistía en una placa mal moldeada y que se adaptaba con dificultad al cuerpo del intérprete. Fender rediseñó entonces su silueta en algunos lugares estratégicos, de modo que su silueta fuera más cómoda. En particular, rebajó su parte superior trasera y la parte frontal inferior, zona esta última donde descansa el brazo del guitarrista. Añadió además al único corte o cut-away por debajo del mástil otro corte por encima de éste que permitía acceder mejor a las notas más altas.

Una de las novedades más importantes de la Stratocaster fue su brazo de trémolo.
El sistema, ya desarrollado por Bigsby, permitía bajar las notas un tono mediante una palanca, cercana a la mano derecha, que reducía la tensión de las cuerdas. Una vez soltada la guitarra debía volver al tono original sin contratiempos, pero los sistemas de aquél entonces no eran en la práctica infalibles.

La Stratocaster incorporaba un modelo de palanca unida al puente que permitía, mediante un sistema de resortes, regresar a la posición original sin que resultara afectada la afinación.El sistema corregía las deficiencias de las soluciones anteriores y se convirtió en la opción más extendida para añadir a la guitarra eléctrica una palanca con la que obtener efectos de vibrato, sólo superada en la década de los 80 por el puente Floyd Rose.

Multitud de guitarristas han recurrido al brazo de trémolo de la Fender Stratocaster y popularizado su sonido, como, entre otros, Hank Marvin al frente The Shadows. Tal y como ocurre con la Telecaster y otros modelos de Fender, es el clavijero, protegido por una patente exclusiva, uno de los elementos que más modificaciones ha sufrido a lo largo de la historia. De hecho su particular diseño sirve, junto con el estilo y la tipografía del logotipo que en él aparece, para "datar" el instrumento.

Los modelos de los años cincuenta y primeros sesenta, de diseño estándar, dieron paso en 1968, tras la compra de la marca por la multinacional Columbia Broadcasting System (1965), a una pala más grande acompañada del conocido como "logo CBS" —característico por el diseño en negro con una tira dorada, no porque aparezcan las siglas de esa compañía— que sustituyó al tradicional logo de letra Spaghetti. A partir de 1995 volvieron a recuperarse los modelos originales.
Publicar un comentario