> Meditación musical por Steve Vai. Traducido al castellano




Steve Vai
El maestro Steve Vai, más alla de tener técnicas secretas, el lo
que prefiere es compartir todos sus conocimientos y sus
inquietudes. No deja de escribir libros, de dar clases, de
propagar su arte...

Os posteo unos textos de Steve Vai, a los cuales el llama meditación musical y en ellos nos da unos consejos básicos para ser mejores guitarristas.

Está dividido en 4 partes, U.R. That (“Tu eres así”), Musical Meditation ("Meditación Musical"), Emulating a State of Experience ("Emulando Sensaciones"), Lo físico ("The Physical").

La conclusión a la que yo he llegado es que hay que dedicarle tiempo a varias cosas, y aunque no tengamos la guitarra colgada, si podemos y debemos mejorar otras cosas.

Estar despejado mentalmente, concentrarse en la siguiente nota, aprenderse de memoria y estudiar las diferentes partes de la música.
Es un texto para aprender como afrontar la práctica y la ejecución de los temas.

La traducción ha sido llevada a cabo por Rubén Carrillo M. www.myspace.com/rub800music
Y es un texto más que recomendable.
Espero que lo disfrutéis y os sirva de ayuda.


U.R. That (“Tu eres así”) por Steve Vai

Ser únicos. Individualidad. Estos son aspectos a los que músicos ambiciosos aspiran. Cuando estas cualidades son reconocidas en otros, se marcan tendencias y se establecen modas. Toda persona tiene la habilidad de ser único, puesto que no hay dos personalidades exactamente iguales.

La individualidad es desarrollada por la mente. El primer paso es creer que somos únicos, y si eso no es bastante aparente en nuestra forma de arte (música, preferencias o lo que sea), es algo que puede desarrollarse. En estas series, utilizaré un forma nada ortodoxa para ayudarte a desarrollar tu propio estilo personal y expresión. Algunos de estos métodos pueden parecer un poco "fuera de onda" pero mantente en ellos.

No hablaré mucho en cuanto a teoría musical, ejercicios para los dedos y 'hot licks'. Puedes obtener todas esas cosas en millones de fuentes. No es que desestime esas cosas del todo; al contrario, un cierto pre-requisito siempre es útil. Pero el ser único no siempre es un reflejo de tus conocimientos o de que tan rápido puedes tocar. Creo que la individualidad es definida, en su mayor parte, por qué tan bien ejercites tu imaginación con la mezcla exacta de emoción, y habilidades físicas, técnicas y mentales. Parece demasiado, pero a fin de cuentas todo se resume en “solo tocar”.

Para lograr el mejor uso de estas columnas, creo que es importante tener una buena cantidad de teoría y destreza bajo la manga. No es absolutamente necesario, pero lo encontrarás benéfico. Aunque estas columnas traten más sobre la disciplina de la mente que la de los dedos, debes tener buenos conocimientos de lo siguiente:

ESCALAS:

Todas las escalas mayores y sus modos, y la teoría de cómo se relacionan entre ellos; Pentatónicas; escalas menores harmónica y melódica; escala de tonos completos y escalas disminuidas. Debes saberte las escalas en cada parte del diapasón, y también empezando del E de la sexta cuerda hasta llegar a la más alta nota posible. Debes tener estas escalas memorizadas. Practica con ellas utilizando patrones melódicos basados en segundas, terceras, cuartas, etc.

Puedes entrar al archivo GuitarFiero.com de escalas desde aquí.


ACORDES:

Conocer como funcionan las escalas. Conocer al menos 5 formas de tocar cada acorde mayor, menor, mayor 7ma, entre otros. Conocer como identificar un acorde por sus notas. Memorizar el sonido de esos acordes.

Puedes entrar al archivo GuitarFiero.com de acordes desde aquí.

TEORÍA E IMPROVISACIÓN:

Conocer cada nota de la guitarra. Memorizar el círculo de 5tas y conocer la teoría básica sobre armonización. Entender lo básico en improvisación sobre cambios de acordes.

LECTURA Y ESCRITURA:

Entender lo básico sobre lectura y notación musical. Tener la capacidad de leer una canción con solo ver los acordes y la melodía. Sobre como leer tablaturas, y como leer y escribir acordes en tablaturas. Ser capaza de escribir una idea en forma manuscrita (en otras palabras, ser capaz de transcribir una melodía). Deberías de crear ejercicios técnicos en aquellas áreas donde sientas que te falta habilidad (como arpegios, double-picking, hammers, o tocar a 2 manos)

Estas son las cosas básicas. Se ha hablado sobre ellas en tantos libros suficientes como para un hundir un barco, así que me saltaré estas cosas en estos artículos. Puedes encontrar esta información en cualquier tienda de música o librería, o consultar con un maestro.

Aunque un buen entendimiento de todas estos puntos básicos son bastante útiles, no es una necesidad, porque la música es una forma de arte. Nadie tiene derecho a decir “Nuestro ruido es mejor que el de aquellos”. Es totalmente relativo. Sin embargo, si eres un conocedor de la “fina teoría” aquí está una lista de libros que me fueron bastante útiles cuando fui estudiante:

• Ted Greene's "Chord Chemistry"
(Dale Zdenek, dist. by Columbia Pictures Pub., 15800 NW 48th Ave, Miami FL 33014).
• All of the Bill Levitt Berklee series books
(Berklee Guitar Series, dist. by G. Schirmer, 886 3rd Ave., New York NY 10022)
• A good fake book.
• Nicholas Slonimsky's "Thesaurus Of Scales And Melodic Patterns"
(dist. by G. Schirmer, 886 3rd Ave., New York NY 10022)
• "Rhythms 1 & 2" by Gary Chaffe. Violin or saxophone books for reading practice.
• Gardner Reed's "Music Notation"
(dist. by Crescendo, 48-50 Melrose St., Boston, MA)
(La mayoría de ellos disponibles por Internet)

… y claro, todas estas columnas que aparecerán en la revista “Guitar Player”. A algunas personas les tomará un tiempo dominar estos conocimientos preeliminares, así que ¡guarda estas columnas!.

Recuerda, nuestra metodología será más del tipo mental, emocional e imaginativa que teórica. Nuestra meta es desarrollar nuestra individualidad para en nuestra forma de tocar. Como en cualquier materia de estudio, la actitud es el elemento más importante.

¿Alguna vez haz escuchado la frase “Yo soy eso/ yo soy así”? Yo creo que eres, lo que tú piensas que eres. De la forma en como te percibes a ti mismo, es en lo que finalmente te convertirás. El problema es que muchos de nosotros no somos concientes de cómo nos percibimos a nosotros mismos. Esto cae en los terrenos de la psicología que probablemente queden fuera de nuestra compresión, pero creo que es posible darte un mensaje consciente a ti mismo, que se incorporará en tu psique y en tu estilo de vida. Aquí hay un simple ejemplo: Imagina que tratas de quitarte algún tipo de mal hábito personal. Si te dices a ti mismo una y otra vez todas las razones para dejarlo (aunque ni tu mismo las creas), te darás cuenta eventualmente que sinceramente no toleras ese mal hábito y querrás dejarlo. El mismo fenómeno puede aplicarse para cualquier meta. Es una especie de “auto hipnosis”, o lavado de cerebro (de la parte sucia espero) “autoinducido”.

Pienso que es una ley de la naturaleza que cada persona sea diferente, cada una capacidad única de auto expresión. Como resultado de ello, todos poseemos la habilidad de ser únicos en la forma en que nos expresamos musicalmente. Mucha gente no cree en esto, y terminan copiando a otros y sonando como alguien más. Terminan finalmente frustrados con ellos mismos porque no pueden “emparejarse a la competencia”, ¿pero como puedes competir con la individualidad? Con la única persona que compites es contigo mismo. Cuando puedas identificarte con tu individualidad y aceptarla y respetarla la paz mental llegará. La primera falsedad a desechar, es el temor o la creencia de que tu careces de individualidad.

Así que la primera lección del mes (aparte de memorizar toda la teoría y cosas mencionadas anteriormente) es darse cuenta de que existe una forma de ser totalmente única e individual en ti, y eso la irá haciendo más y más aparente cada día. Debes creer en ello. Reflexiona en ello diariamente y se hará parte de tu pensamiento. Tu serás lo que tu piensas que eres. “Yo soy así”.

Pero recuerda, es importante mantener tu ego a raya. Es fácil “endiosarse” con uno mismo, y eso es un garantizado peligro de daño para tu alma. Si tu eres único, entonces todos los demás también lo son. Debes respetar y apreciar lo únicos e individuales que son los demás. Piensa en ello cada día –aunque no estudies ni una sola palabra o nota de música – y sentirás que tu músculo de “ser único” se irá haciendo más fuerte.

Aunque el “sermón” de este mes no tiene nada que ver con tocar la guitarra como tal, creo que es el consejo más importante que puede darle a quien sea.

Musical Meditation ("Meditación Musical")

Cuando te concentres totalmente para alguna cosa en especial, obtendrás los mejores resultados. La clave es enfocar la mente en un solo punto. Esto es aplicable para cualquier meta. Un ladrillero, que se concentra en el trabajo que tiene enfrente, se encargará de cada detalle y terminará el trabajo más rápido y mejor hecho. Cuando lees un libro, con tu mente totalmente enfocada, tu comprensión y retención mejorar notablemente.

Aquí hay les va un ejemplo relacionado con la música: Yo transcribía la música de Frank Zappa, encargandome desde solos de guitarra y de batería, hasta partituras orquestales y lead sheets. El trabajo era bastante intenso, utilizaba de 10 a 12 horas diarias escuchando un minuto de música. Me concentraba tan intensamente, que me sentía mareado cada vez que me detenía por un momento, pero logré resultandos sin precedentes. Descubrí nuevas formas de notación escrita, desarrolle grandemente mis oídos, y transcribí algunas de las piezas musicales más complejas rítimicamente que se hayan grabado -todo ello por el sencillo hecho- de haber enfocado mi mente.
El control mental es una especie de meditación. La gente medita todo el tiempo sin darse cuenta; mirar televisión es, en cierto sentido, una forma de meditación. Cuando la mayoría de la gente escucha la palabra "meditación", la relacionan con cuestiones espirituales. "Mantener la mente quieta" es probablemente la forma más alta de meditación. Esto es, apartar tu mente de los pensamientos erróneos y enforcarte en lo divino (o en cualquier senda que elijas). Nosotros obtenemos los mejores resultados cuando meditamos en el problema a resolver, sin embargo, la meditación no es fácil. A la mente le encanta divagar, y esas instrusiones te alejan de los preciosos resultados que buscas.

Ahora, ¿que rayos tiene todo esto que ver con aprender a tocar guitarra?

Cuando tu meditas en algo, te ves forzado a mirarlo desde diferentes ángulos, incluyendo algunos que probablemente ni imaginabas. Eres forzado a buscar entre lo más profundo de tu identidad y tu individualidad. En consecuencia, los resultados que obtengas serán únicamente tuyos. Eso es lo que buscamos como músicos: encender la pequeña llama (u hoguera) de originalidad e individualidad.

El siguiente ejercicio te ayudará a desarrollar tus habilidades de meditación musical. Toma una idea musical aislada, como un simple acorde o riff. Para nuestro ejemplo, utlicemos el vibrato. El vibrato es una ténica muy expresiva y puede decir cientos de cosas cuando es usada apropiada (o inapropiada) -mente. Siéntate con tu guitarra y un reloj, y vibra una nota por una hora. Suena simple, pero aquí está la gracia..

Nunca te desvíes de mantener la nota.

Hazla sonar con tu púa las veces que quieras. Intenta varios estilos de vibrato (rápido, lento, apasionadamente, dulcemente)
Lo más importante, no permitas que tu mente se desvíe. Cuando te sorprendas pensando en otra cosa que no sea vibrato (y lo harás posiblemente durante los primeros segundos) regresa tu mente a la nota. Tu mente empezará a divagar en pensamientos tales como "¿lo estaré haciendo bien?", después "¡diablos, pero que pérdida de tiempo es esto!.." Eventualmente te encontrarás pensando en tus amigos, en tu situación financiera, en lo que hiciste ayer o en lo que vas a hacer mañana, y claro, "¡Me voy a comer!". Esta es la parte difícil. Sólo regresa tu mente a la nota que estás vibrando. Es una disiciplina en la que vale la pena trabajar.

Eventualmente, gastarás todas las formas de vibrato convencionales, todas las formas en como has visto a los demás haciéndolo. Entonces (si tienes la disciplina para continuar) tu mente ingresará en nuevos territorios y lograras penetrar más adentro de tu individualidad.

Quizá tengas que empezar a practicar esta técnica poco a poco, haciendo sólo por cinco o diez minutos. Intenta cronometrar tu tiempo. Finalmente de darás cuenta, que cuando llega el momento de "solo tocar", usarás todos los vibratos con gran facilidad, y descubrirás algo diferente en tu forma de tocar.

Tu puedes practicar este ejercicio con cualquier riff, solo, o cambio de acordes. Solo mantén tu mente en ello y analiza constantemente tu desempeño. Esto puede convertirse en algo muy reconfortante. Puedes por ejemplo, tomar 2 notas -las que sean- y tocarlas por una hora, sin salirte de ellas. Intenta cualquier cosa, únelas, tocalas de diferentes maneras con la púa, tócalas fuerte o débilmente, hazlas mas cortas o largas, utiliza vibrato.

Una de las grandes cosas que obtendrás con este tipo de práctica es autoridad. Cuando toques algo, tendrás la confianza de hacerlo con facilidad.

Pero lo más importante, ganarás disciplina. Grandes resultados requieren disciplina, y la meditación es una disciplina. Pero si de verdad te gusta tocar, no parecerá disciplina sino un placer. Pero hay algo que es seguro: Nada de lo que leas en una columna puede enseñarte algo. ¡Simplemente tienes que hacerlo!

Aca termina la 2da, la 3ra profundiza sobre lo que debes realsar cuando tocas respecto de tu estado de animo, aca viene.

Emulating a State of Experience ("Emulando Sensaciones")

Entre mayor capacidad tengas para identificar y expresar tu personalidad, mayor será el respeto que le des a tu instrumento de expresión: tu guitarra. Si comienzas a identificarte mas con los diferentes estados de tu mente, tendrás nuevos enfoques a la hora de tocar. Tu música tomará diferentes características: lúdico, triste, perversa, pura o cualesquiera. El tocar guitarra es, a fin de cuentas, una cosa muy personal.

Si alguna vez sientes que solo estas divigando a la hora de tocar, o te sientes abrumado, aquí hay un ejercicio que ayudará a mejorar tu relación con el instrumento. Piensa en lo que ha pasado en los últimos días, y desglósalo en una serie de eventos individuales. Elige un evento y repítelo en tu cabeza unas cuantas veces. Tus emociones probablemente cambiarán al sentir el mismo estado mental otra vez. Ahora construye una idea musical que refleje tu estado mental. Puede ser un acorde, una progresión, un lick, una melodía, un efecto de sonido, una sonata completa o solamente una simple nota.

Si estás suficientemente saturado en tu estado mental, tu forma de tocar lo reflejará. Aquí es donde el poder mágico de la música llega. Elije por ejemplo, un simple acorde: una construcción de notas siendo golpedas, rasguedas, o tocadas con la púa de cierta manera pueden representar un estado mental. Empieza por imaginar el tipo de acorde que creas que se adapta mejor al estado mental en el que te sumergiste. Una vez que escuches ese acorde en tu cabeza, intenta construirlo en tu guitarra. Si sientes que estás perdiendo de vista tu objetivo, repasa el evento en tu cabeza e imagina el sonido del acorde otra vez. Cuando creas tener una estructura armónica que represente tu estado mental, tócalo una y otra vez, manteniendo tu mente fija en el evento que estas emulando (como lo hicimos en el segundo artículo de Martian Love Secrets). Tu forma de tocar, o quizá hasta el acorde mismo, puede cambar para ajustarse con mayor precisión a lo que está en tu mente.

Luego trata de agrupar algunos acordes para ayudarte a representar tu estado mental. Pueden ser simples o complejos, familiares o inusuales. Existe una pregresión de acordes para cada experiencia humana que haya existido y existirá. Con eso en mente, será muy difícil que se te acaben las ideas.
Ahora intenta tocar un riff, una simple nota, o una melodía que refleje los eventos de tu menten. Cuando encuentres algo satisfactorio, sigue repitiéndolo mientras el evento pasa por tu cabeza. Recuerda, encontrar un tempo y un ritmo para tu estado mental es importante ---es uno de los factores más grandes de expresión. Todos sabemos cómo diferentes ritmos nos hace movernos y sentir cosas diferentes.

Eventualmente te darás cuenta que has cambiado tu forma de tocar un poco, a modo de adaptarse mejor a tu estado mental. La brecha entre lo que estás tocando y los que estas pensando se irá haciendo cada vez más pequeña, hasta que sientas que tú y tu instrumento son uno solo. Es muy especial cuando sucede. Se necesita de trabajo, disciplina, concentración y paciencia, pero algunas veces pasa sin que siquiera te des cuenta (y es importante también no frustarse si esto no sucede)
Cada vez que toques estos acordes, tendrán un significado mucho mayor que la divagación sin sentido que hacías antes. Junta todo esto en una pieza de música y será algo poderoso.

Solo una pequeña advertencia: Cuando elijas un evento, pasado presento o futuro, en el cual enfocarte, elige una variedad de estados emocionales diferentes. No siempre tiene que ser una emoción fuerte como tristeza, furia, frustración, alegría o júbilo, también puede ser un simple pensamiento o impresión. Mucha gente se concentra mucho en los eventos negativos de sus vidas. Si haces esto muy a menudo, tu estilo de tocar reflejara frustraciones, conflictos, plagado de ansiedades que atraerán a personas de eso tipo a tu vida. En cambio, si emulas una amplia variedad de eventos, siempre estarás con ganas de tocar tu bello instrumento y la gente percibirá tus visiones.

Esta técnica puede ayudarte en momentos difíciles de tu vida, y las personas se sentirán identificadas. Es bastante poderosa en sus sugerencias, y aquí es donde la magia de la música aparece otra vez. La intensidad de tal poder viene de ti. Cuando tu envías con fuerza tal estado mental, moverás a la gente. Hacia qué dirección lo hagas depende totalmente de ti. Recuerda, tu instrumento sólo son madera y cables. Tu debes de elegir qué tipo de "hechicero" quieres ser. Se recomienda tener cuidado. Escucha al corazón, y tocarás desde tu corazón.

La proxima y ultima leccion, es muy curiosa, seguro todos habran visto los movivmientos de vai cuando toca y sus gestos, bueno en el proximo articulo averiguaran porque.

Lo físico ("The Physical")

Tu rostro revela mucho de tu personalidad. Cuando la gente conversa, usa sus rostros además de sus voces. Muchas veces el verdadero significado de lo que tratan de comunicar (o no comunicar) se hace visible en su cara y su lenguaje corporal.

El lenguaje corporal es una parte importante de tu expresión. Sólo intenta armar una conversación mientras mantienes una cara de piedra, inexpresiva, sin risas, sin el uso de tus manos, o movimientos corporales, usando nada más tus labios. Te darás cuenta que es mucho más difícil expresarse así.

El modo en que tu cuerpo se mueve refleja tu verdadera personalidad. Cuando alguien toca un instrumento, el lenguaje de su cara y cuerpo juegan importantes roles de expresividad. Algunas personas raramente se mueven cuando están tocando. Esto no necesariamente significa que no se estén expresando, o que lo que estén tocando no signifique nada --algunas personas simplemente emanan expresión desde dentro de su ser. Esto también, puede cultivarse con una actitud apropiada.

Algunas veces cuando tocas, das una nota o un acorde, y tus expresiones faciales y corporales se contraen para adecuarse a la expresión sonora. Cuando esto sucede, te da un cierto sentimiento de libertad y realización, y es bastante entretenido para el público.

Aquí está un ejercicio para ayudarte a usar tu cuerpo expresivamente. Primero, graba una situación musical --una sesión de jam, digamos, una serie de acordes con un solo. Ahora escúchala, y elige una sección en particular -un acorde, o un riff- que te guste. Escúchalo varias veces, e imagínate la música como si fuera una persona (que se parezca a ti, o algún personaje familiar). Si el personaje fuera el riff, ¿como se vería su cuerpo y su cara? ¿Cómo se contorsionaría para dar a la audiencia la impresión de ese sonido? (Esto puede ser bastante entretenido...)

Ahora escucha la grabación de nuevo. Escucha el pasaje que seleccionaste una y otra vez, pero mientras imaginas el lenguaje corporal de este pequeño personaje emúlalo con tu cuerpo y cara. Sentirás las notas más profundamente, y esto se reflejará en tu ejecución.

Aquí está otro ejercicio: Cuando estés haciendo un jam, elige un lick y tócalo una y otra vez. Mientras hace eso, piensa en el punto al que quieres llegar; luego piensa en las sensaciones que despierta aquello que escuchas. Permite que los sonidos se expresen por si mismos en ciertos movimientos corporales.
El movimiento puede consistir en echar tu cabeza para atrás, un guiño, un movimiento pélvico, o rodar por el piso en un frenesí convulsivo mientras montas tu guitarra en una erótica extravaganza con los ojos en blanco la nariz roja y las venas de tu cuello hinchadas – pero por favor, ten cuidado. (A propósito, creo que yo conozco ese riff)

Otro ejercicio es aquél con el que me topé cuando tenía unos 12 años. Toma una pieza de música que te sea familiar, como una sección de tu solo favorito. Mientras lo escuchas, deja que tu rostro se contorsione y exprese la música. La primera pieza con la que recuerdo haber hecho esto fue “Midnigth” una gran canción de Jimmy Hendrix que aparece en “War Heroes”. Intenta esta técnica con tu propia ejecución – deja que tu cara exprese lo que sale de las bocinas. Es muy divertido y muy entretenido. Entre más animado te permitas ser, la música parecerá cobrar más vida.

Es cierto, se requiere de cierta desinhibición para usar esta técnica en vivo, pero hey, ¿que importa no? No te estoy sugiriendo que utilices estas técnicas de lenguaje corporal en TODO momento. Pero en la eterna lucha por ser original, debes buscar en las profundidades de tu alma, y estas técnicas te pueden ayudar.

Fuente: guitarristas.info
Publicar un comentario